El cuidado no remunerado, ese trabajo invisibilizado que sustenta la vida y que es capaz de poner en jaque nuestro futuro

Es urgente abordar este nudo crítico, modificar la organización social de los cuidados, distribuyéndolos de forma más equitativa entre todos los actores de la sociedad y construir relaciones sociales incluyentes al interior de las familias. Este es un aspecto donde nuestro país se encuentra verdaderamente al debe, a pesar de los anuncios que han hecho algunos gobiernos en desarrollar una política de cuidados y donde el actual del presidente Boric quizás haya sido el de más fuerza.